El proyecto del Ágora

El proyecto

El colegio Nuestra Señora del Pilar de Valladolid, era un colegio de arquitectura muy tradicional, una gran Iglesia en torno a la cual surgían dos patios interiores alrededor de los cuales en cuatro plantas se distribuía el colegio.

El colegio que surgió con la misión de albergar el postulantado marianista, ha ido sufriendo con los años cambios importantes en sus funciones. Desde postulantado con cientos de aspirantes a religiosos, un colegio con internado un pequeño colegio de primaria, un centro que da el paso a la secundaria obligatoria, y con el desarrollo de la zona sur de Valladolid, la creación hace 9 años de la tercera línea y hace 6 la creación de bachillerato. Ha sido en estos años un colegio valiente que ha mirado siempre al futuro a los ojos y ha sido capaz de ir transformándose.

En los últimos años y con motivo del crecimiento de la tercera línea el colegio se ha remodelado mucho por dentro disponiendo de muchas zonas completamente rehabilitadas, las obras de curso 17-18 con la zona de tecnocreatividad,  aulas con paneles móviles,… han querido que esta trasformación sea  en cierta manera la respuesta a una nueva manera de hacer y de ser en los colegios marianistas.

Se ha hecho un esfuerzo grande por acomodar los 1200 alumnos que llegaremos a ser, en un colegio que hace apenas 9 era de años 700 alumnos. Esto ha supuesto adaptarnos a relacionarnos con el espacio de otra manera.

En este contexto de crecimiento, es donde pensamos que era el momento de hacer una intervención que modifique profundamente el concepto de colegio respetando lo que el colegio es pero transformándolo desde dentro.

Porque hemos querido seguir siendo valientes. Como lo fue el padre Chaminade, y un poco locos, también como lo fue el padre Chaminade.

Principios pedagógicos

Vivimos un momento complejo en educación, sabemos que ya no sirve al 100% lo que estamos haciendo tradicionalmente y de hecho ya no lo seguimos haciendo exactamente igual, son muchos los cantos de sirena que escuchamos de las soluciones…. el cooperativo, el trabajo por proyectos, el 1×1, las estrategias de pensamiento… el aprender a pensar, que suenan con la misma fuerza que hace algunos años sonaban el bilingüismo, las inteligencias múltiples, los procesos de calidad…….

Es el momento de tomar decisiones valientes, estamos atendiendo a estas llamadas como lo hicimos en el paso e intuyo que en el futuro seguiremos atendiendo a las que están por venir.

“La primera impresión es lo que cuenta”, creemos que la experiencia de entrar en un edificio influye sobremanera en cómo se siente uno dentro.

Cuando entramos a un edificio inconscientemente nos adaptamos a ese edificio, el lugar por el que entramos es clave en este proceso, que el que entra en el edificio se sienta bien acogido o intimidado, depende fundamentalmente del diseño,[1], por este motivo vimos importante, cambiar la entrada de nuestro colegio, eras una entrada no pensada para un colegio, si no para un postulantado de los años 50, aunque en los últimos años hicimos  un esfuerzo de adaptar y amabilizar la misma seguía  siendo una entrada poco “colegial”, un tanto intimidatoria,…..

Para los alumnos la experiencia de entrar en un centro es muy intensa, cómo y por donde entra el alumnado marca la tónica del día, mediante un diseño bien pensado podemos dar señales visuales a los que van llegando que proporcionen un sentido del lugar y de la pertenencia y trasladen una sensación agradable a la visita.

Entrar en un colegio marianista, debería ser algo educativo en todas sus dimensiones ( académica, pastoral, prosocial …) debería resultar atractivo tanto para los alumnos como para el personal que trabaja en el centro y para los padres y visitantes ocasionales.

Pensamos que la trasformación del espacio es un elemento clave en la trasformación de la práctica, los espacios nos configuran. Con frecuencia hemos minusvalorado este elemento, seguramente porque tiene un coste económico mayor, pero en un colegio a veces tiras un tabique y no solo descubres una habitación al otro lado a veces descubres otra manera de ser, y de hacer, de educar y de rezar.

La neurociencia ha demostrado la incidencia directa de las emociones en el aprendizaje, pero si importante resulta el clima emocional en el aula, también lo es en el entorno físico en el que se da el aprendizaje, porque afecta a nuestro cerebro. La arquitectura, el diseño y las condiciones físicas de los espacios en los centros escolares son más importantes de lo que creíamos en el proceso de innovación educativa, y pueden vinculares a otros factores críticos en la trasformación educativa como los metodológicos. Como dice Rosan Bosch : “ El objetivo no es crear espacios bonitos, sino que contribuyan al cambio”

En nuestro cerebro existen neuronas específicas que identifican la situación en un entorno particular y, junto a estas, otras que nos permiten crear una imagen mental de los alrededores y que constituyen una especie de GPS cerebral. Los patrones de organización de algunas de estas neuronas pueden verse influenciados por la forma del espacio externo. Y si el contexto en el que nos desenvolvemos tiene una incidencia en la esfera neuronal, también parece tenerlo en el nivel cognitivo, emocional y conductual[2].

Aspectos que nos pueden ayudar en este sentido:

  • el Mobiliario (con el que ya se está trabajando con propuestas más versátiles en nuestras salas, como la sala de tecno-creatividad),
  • la iluminación, la luz que supone el Ágora, con toda la luz que entra por la cubierta, la luz natural incide positivamente en el bienestar físico y emocional,
  • Los colores, son también numerosos los estudios sobre el color y los entornos de aprendizaje, y como inciden en las personas que permanecen en ellos

El Ágora del Pilar Valladolid es un espacio:

  • acogedor en su diseño pues esto condiciona también el comportamiento tanto de alumnos, profesores, y padres,
  • Versátil, más allá de la de la creación de espacios flexibles, el centro escolar proporciona ambientes capaces de atender a la diversidad del alumnado
  • Que facilite múltiples espacios educativos, resulta importante en esta nueva escuela que existan zonas que permitan una amplia variedad de tareas educativas, incluso zonas comunes de uso flexible.

Que traslade mensajes positivos, El diseño de espacio educativo ha de favorecer la creación de climas emocionales positivos.

[1] Prakash Nair “Diseño de espacios educativos” Biblioteca de innovación educativa SM. El capitulo 2 de este libro inspira  las siguiente reflexión.

[2] Alfredo Hernando “ El tercer profesor: Espacios que guían el aprendizaje”.

No hemos querido  tirar el colegio y hacer un colegio nuevo, hemos querido hacer un colegio nuevo respetando lo que somos, y lo que tenemos, poniéndolo en valor y haciéndolo crecer.

Entendemos que esto está muy en sintonía con el proceso en camino hacia una nueva escuela en la que estamos inmersos, REM, (Recreación de la escuela marianista)

Queremos que este nuevo espacio sea un espacio habitado por personas, que este dimensionado y utilizado de tal manera que haga que al entrar en él se sientan cómodos los niños, los chicos y chicas, los profes y los padres. Este respeto a la persona es uno de los principios que está en lo más profundo del ADN de los colegios marianistas.

Un espacio de encuentro y de relación, que facilite las relaciones personales, los encuentros informales, las actividades regladas. un espacio de luz y de trasparencia.

Lo relacional se convierte en un eje vertebrador de la escuela marianista, un colegio se compone de múltiples relaciones, en ellas se va cuajando lo sustancial del hecho educativo.

el pilar valladolid biblioteca

Uno de los aspectos que seguramente más trasformarían la escuela sería una revisión en profundidad de las agrupaciones, las clases estabuladas, fijas e inalterables consideramos que ya son de otra época. En infantil trabajan ya mucho con las tres clases del nivel juntos, o mezclados con agrupaciones alternativas, en los proyectos colegiales o en los trimestrales por niveles romper las agrupaciones clásicas queremos que sea una constante.

Este nuevo espacio nos ayuda mucho en este sentido. Asambleas de alumnos, en la ESO, trabajos por niveles completos, en primaria e infantil, posibilidades de agrupaciones más flexibles…

También creemos que se debe de revisar los espacios estancos que solamente sirven para una cosa. La biblioteca el comedor…. Hace un par de años dos miembros de la dirección del colegio realizaron un viaje a Finlandia para conocer su sistema educativo.  La experiencia de Finlandia nos mostró como abrir los ojos a una nueva manera de utilizar los espacios de forma diversa siendo más versátiles. El comedor, la biblioteca, la capilla, la tecnocretividad , el gimnasio,…

El trabajo cooperativo, que es uno de los puntales de la renovación pedagógica que estamos haciendo en el colegio y que es algo muy evidente desde lo visual, casa en ocasiones con  dificultad con la agrupación rígida de las clases, el trabajo cooperativo casa más con un colegio que pueda generar pequeños rincones de trabajo, donde grupos más reducidos que los de una clase puedan realizar sus tareas.

La propia estructura del Ágora tiene este sentido de una gran plaza donde se coopera donde cada uno aporta lo que es, en contraposición con la estructura clásica de colmena donde cada uno se mete en su celdilla.

El trabajo por proyectos es donde mejor y con más notoriedad se utiliza esta distribución, donde se rompen en muchos casos las agrupaciones, donde se favorecen asambleas más grandes, donde se ve que distintos grupos cada uno está trabajando en lo suyo dentro de un proyecto común y se visibiliza esa diversidad…

El Ágora se convierte también en un gran espacio expositivo, donde se muestra el producto final del trabajo por proyecto, exposición, auditorio…

biblioteca el pilar de valladolid

“La biblioteca escolar – entendida como espacio físico y simbólico que todo lo impregna- es una pieza imprescindible para el fomento de la lectura, para la transmisión de un cierto mapa de la cultura y para el desarrollo de las habilidades de interpretación.  Es, además, un espacio magnifico para cohesionar, con un sinfín de actividades, a la comunidad educativa, pues si bien las bibliotecas del siglo XXI no pueden dar la espalda al inmenso potencial de los entornos digitales, no pueden renunciar tampoco a la inmediatez del territorio, a reforzar los vínculos entre la gente que pisa el mismo suelo”

Guadalupe Jover

El  proyecto de biblioteca escolar surge de la reflexión y el trabajo de un grupo de profesores y directores del colegio Nuestra Señora del Pilar junto con representantes de la red de colegios y de la editorial SM que, a la vez que se iba diseñando el proyecto Ágora, fueron pensando junto con los arquitectos responsables del proyecto Ágora, cómo soñaban la biblioteca escolar que iba a surgir de este proyecto.

biblioteca el pilar de valladolid

Desde hace tiempo la pastoral de nuestro colegio tiene poco que ver ya con una pastoral de sacramentos, en primer lugar, por la ausencia de comunidad, pero incluso en los colegios con comunidad de religiosos y por lo tanto con sacerdotes en el colegio, lo sacramental ya no puede ser ni lo principal ni lo que vertebre la pastoral,

En los últimos años hemos transitado de una pastoral sacramental donde nuestra tarea era básicamente ofrecer a los niños que nos venían una práctica sacramental, a una pastoral de misión, donde en muchos casos nos encontramos con que tenemos que hacer casi el primer anuncio. Es un reto y una responsabilidad.

Nuestra pequeña iglesia ya se nos quedaba pequeña, para acoger a todo el colegio en las eucaristías colegiales (día del Pilar, fiesta del padre Chamiande…) y grande para la misión con las clases los grupos de fe el encuentro con Jesús. Por esto el proyecto de ágora generó un oratorio en el centro del mismo, y espacios para los grupos de fe.

Sobre el antiguo presbiterio de la iglesia se ha construido el oratorio que tienen acceso por el pasillo de infantil, es un oratorio que reúne las características que desde la pastoral de los colegios marianistas estamos intentado crear para el encuentro con Jesús. Este nuevo oratorio, con una decoración acorde con la espiritualidad marianista, pero también acorde con el uso al que va a estar destinado, sería el lugar perfecto para poder seguir realizando el encuentro con Jesús, que está planificado para toda la primaria e infantil.

capilla colegio del pilar de valladolid

La importancia de los espacios en los Marianistas

Desde la llegada de los Marianistas a España (San Sebastián) en 1887 se ha sentido la preocupación por la Arquitectura, ese arte edificatorio que según Vitruvio estaba sustentado en tres pilares fundamentales: la utilitas (funcionalidad), la firmitas (la componente estructural) y la venustas (el sentido de la belleza). La buena Arquitectura se mueve dentro de estos tres vértices y en los Colegios Marianistas de España hay ejemplos sobresalientes que manifiestan el interés por los espacios del saber. 

Escuela Infantil Marianistas, Vitoria, 2018 Antonio Ruiz Barbarín