Presentación de Pastoral

P1350777

La acción pastoral supone vivir en comunidad cristiana y por la acción del espíritu, el encuentro con Cristo resucitado que genera una nueva identidad personal manifestada en un estilo de vida que el Padre quiere para cada uno de nosotros y vivir todo esto en la comunidad cristiana del colegio Nuestra Señora del Pilar, que guiada por el Espíritu Santo, y acompañada por María, nuestra madre, intenta ser una pequeña parábola del Reino de Dios.

Vivir

Como tal vivencia, la experiencia religiosa abarca a todas las dimensiones de la persona. Si se desarrolla y madura adecuadamente, llega a captar el centro de la persona, su yo profundo, y desde allí impregna, ilumina, dinamiza y orienta la existencia personal.

En comunidad cristiana

Brota en un contexto vital – la comunidad cristiana – que se hace presente en la vida de las personas por medio de las iglesias locales, que, a su vez, están formadas por comunidades cristianas inmediatas en las que los cristianos se sienten vitalmente integrados. Dentro de la Diócesis de Vallladolid nuestra Comunidad Colegial constituye una auténtica Comunidad Cristiana que celebra su fe.

Acción del Espíritu

El protagonismo principal en esta experiencia la tiene el Espíritu de Dios. Es él el que la hace posible, abriendo a la persona al encuentro libre y amoroso con Dios. En esta acción del Espíritu colabora María con amor de Madre y de educadora.

El encuentro con Cristo resucitado

El contenido fundamental de la experiencia es la relación personal con Cristo vivo hoy, que va más allá de una mera referencia externa a él como modelo de vida. Es una relación de amistad que conduce a una comunión profunda, en la que se llega a vivir por, con y en él. Todo ello sin soslayar el misterio de la Pascua, que atraviesa toda vida.

Que genera una nueva identidad personal

La relación con Cristo transforma la manera en que la persona vive su relación consigo misma, con los demás y con el mundo adquiriendo una nueva visión de la realidad y una nueva comprensión de las cosas, al descubrir en Cristo la respuesta a las grandes preguntas sobre el sentido de su existencia.

Manifestada en un estilo de vida

Caracterizado por la salida de sí mismo. La nueva identidad se expresa en un estilo de vida marcado por el Evangelio. Su rasgo fundamental es la capacidad de salir de sí mismo hacia Dios y hacia los demás, en una actitud básica de donación confiada y misericordiosa.